He pensado mucho que escribir acerca de mi experiencia con Puntos Corazón y el significado de todo ello en mi vida… he encontrado una palabra que lo define y es AMOR, es comprender verdaderamente el significado de las palabras AMAR ES DAR LA VIDA POR LOS AMIGOS!!

Cuando sentí el llamado a dar mi vida por un año al servicio de los demás, yo estaba super tranquila, con una carrera de ingeniera a punto de terminar, con amigos, con una vida plenamente organizada, no necesitaba complicarla yéndome fuera del país, pero fue muy fuerte el llamado, y a pesar de varias situaciones que hicieron que hicieran que manejar mis tiempos fuera más importante que escuchar mi corazón, siempre volvía a ese deseo profundo, hasta que un día tomé la decisión.

Dejar trabajo, familiar, carrera profesional, por irme a un barrio a ESTAR con la gente, a COMPARTIR su vida, a CONOCERLOS, a JUGAR con los niños, fue difícil, pero fue la decisión correcta, ya que había PAZ en mi corazón.

Llegar a Tailandia, y conocer a mi nueva familia, mi nuevo barrio, mis nuevos amigos me hicieron darme cuenta que el plan de Dios en mi vida había cambiado, necesitaba de mi y de las misioneras de Puntos Corazón, para que Bupha, Muk, Min, Faa… y tantos más, puedan sentirse que eran amados, que cuidábamos de ellos, que jugábamos con ellos, que podían confiar en nosotras…

Que difícil fue dejarlos luego de 1 año y medio… pero nuevamente llegó la paz cuando en realidad me di cuenta que no los dejaba solos, que Jesús se quedaba en el Sagrario de la casita… y que muchas posteriores hermanitas de comunidad estarían allí para cuidar de ellos, para mostrarles el AMOR más profundo que conocíamos, para que ellos puedan conocer el rostro de JESUS en cada una de las acciones, porque de verdad no somos nosotros los que estamos, es un poquito de Dios en cada uno de nosotros que está en cada barrio, en cada caricia, en cada charla, en cada mate compartido, en cada juego…. Y es tan bello poder seguir confiando en ello, poder encontrar seguridad en que Puntos es una Obra de Dios…

Hoy es mi familia, cada vez que voy de visita a una casita Puntos Corazón, es entrar por primera vez a mi casita en Tailandia, es encontrarme con Jesús en el Sagrario, y es encontrar en cada misionero a un hermanito/hermanita con quien compartir la vida… Y es encontrar en la pertenencia a este movimiento el sentido más profundo de mi vida… es seguir buscando a Dios, es encontrarlo… y seguir buscándolo todos los días, pero en familia, con mis hermanitos de la Fraternidad San Maximiliano Kolbe, con el acompañamiento de los Padres de la Fraternidad Molokai y de las Servidoras de la Presencia de Dios… es vivir la amistad en su más profundo sentido.

En mi vida diaria trabajo en una empresa multinacional, y siento que la misión/llamado que hoy Dios me pide es seguir viviendo este carisma de amistad, consolación, compasión en mi trabajo diario… Es allí en donde hoy puedo seguir buscando a Dios… encontrándolo muchas veces escondido en donde menos lo espero… para seguir buscándolo….

Gracias por permitirme contar que es Puntos Corazón.. gracias por permitirme contar acerca de mi familia…

En Cristo,

B.A.