Soy L.H.S.. Yo hice misión en Salvador de Bahía Brasil en el período 2009 a inicio 2011.

En esta misión de esta familia Puntos Corazón, lo que viví, experimente es la donación por el otro con las personas que poco a poco comenzaron a tornarse importante, como ser humano y una profunda admiración de la dignidad del otro.                                    Fueron grandes gracias que pasaron por las cosas día a día en la simplicidad no en el sentido de hacer simple, sino a través del camino más simple valorizando todo, no dejando nada fuera de la misión.                                                                                                             Lloré frente al Santísimo abandonando las familias divididas, confrontados, ante el dolor de algunos amigos frente a la profunda soledad, los jóvenes que se dejaban llevar por el camino de las drogas, camino de muerte, ver niños con gran necesidad de amor. No saque el sufrimiento de estos amigos, pero aprendí un AMOR sin frontera, encontré el sentido de darme al otro sin esperar nada a cambio, me maravillé de VER la solidaridad entre ellos, en especial en el combate de las madres por sus hijos.

                                                                                                                                                          En Punto Corazón aprendí a mirar los acontecimientos de la vida diaria, en el barrio, en nuestra comunidad con los amigos que nos fueron dados para vivir una Amistad Gratuita.                                                                                                                                                                       Ser una PRESENCIA para el otro, teniendo en mí vida la presencia de Dios a través del acompañamiento de sacerdotes, hermanas, laicos consagrados a la obra y la visita frecuente de pe. Guillermo, pe. Thierry, haciendo un camino de vida que se abrió y sigue con esta presencia, que a mí regreso a mi País Argentina Fue y ES muy importante como comunidad, en mi vida diaria para continuar viviendo este Carisma llevando a mi familia, amigos, trabajo, parroquia.                                                                                                                  HOY son un sostén fundamental que alimenta , me ayuda a crecer en mi Fe. Pero sobre todo me recuerda que hoy sigo siendo misionera con esperanza .Porque todo lo que viví me fue dado como todo un regalo, que lo vivo mirando el pasado con gratitud. Así vivir hoy un futuro concreto con la presencia de Puntos Corazón que me ayuda a crecer y testimoniar del Amor, presencia de Dios.