TESTIMONIO PUNTO CORAZON

R.M.R. y H.A., venimos a dar testimonio de la obra realizada desde hace más de dos décadas por PUNTO CORAZON en la ciudad de Paraná Entre Ríos Argentina, ciudad que vio nacer a esta Asociación al mundo en el Arzobispado de nuestro querido Cardenal Emérito Estalinao Esteban Karlic . Somos laicos perteneciente a la Parroquia San Miguel Arcángel desde la Capilla San José de Puerto Nuevo. Desde el inicio pudimos ver la presencia de los integrantes de Punto Corazón entregados a su carisma de la COMPASION acompañando a distintos religiosos, ministros y laicos. Visitando a enfermos, ancianos, vecinos con capacidades diferentes de los barrios más pobres de nuestra Capilla como El Macarone, El Morro, Puerto Sánchez, Ciudad Perdida, participando de los diferentes sacramentos y ceremonias como el Bautismo, la Sagrada Comunión, Bendición de Hogares, Responsos, Exequias. No solo se dedicaron a la compañía de los más humildes también visitaban nuestros Hogares participando de cumpleaños y diferentes celebraciones como así también su clásica visita en Noche Buena. Una vez que Punto Corazón tuvo sacerdotes siguieron con su presencia en nuestra Parroquia cubriendo como Sacerdotes las demandas de nuestros vecinos que no eran cubiertas por los religiosos precisamente por la falta de Padres.

Hemos interactuado con la comunidad religiosa de Punto Corazón manifestándoles estas demandas de nuestros vecinos y acompañando a los Padres de Punto Corazón a cubrir éstas en innumerables oportunidades y esto se dio con tanta frecuencia que se los llamaba “Los Curas Bendecidores”.

También cubrieron en diferentes ocasiones pedidos que se realizaban al Servicio Sacerdotal de Urgencia y que no se alcanzaban a cubrir. Estos últimos se lo pasábamos a Punto Corazón ya que éramos integrantes del mismo Servicio.

Hasta diciembre de 2011 inclusive se desarrollaron estas actividades fecha en que se traslado Punto Corazón a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A partir de diciembre de 2011 nos toca la honrosa tarea de cuidar la Casa de Paraná y desde este lugar hemos compartido junto a nuestra familia y amigos innumerables encuentros donde hemos intercambiado las experiencias de diversas culturas a través de los jóvenes misioneros y la fraternidad que establecimos con cada uno de ellos. Nos ha tocado presenciar casi con frecuencia la llegada de gente a esta casa, aún cuando ya sus legítimos dueños, los Punto Corazón no están, de una gran diversidad de personas que viven en las calles, discapacitados, personas de muy humilde condición que solicitan la presencia de los Punto Corazón. Esto nos ha demostrado cuanto afecto han puesto a quienes los han necesitado.

Quisiéramos poder sintetizar en palabras todas las experiencias vividas junto a estos hermanos nuestros que nos han hecho sentir parte de su familia, y nos han demostrado siempre con su solicitud y confianza la presencia del Padre en cada una de sus acciones. Rescatamos el trato afable, cordial y sincero que ha caracterizado nuestros encuentros y siempre respetuoso de nuestros tiempos. Nos han hecho sentir queridos y en comunidad que es la forma que manifiesta su presencia el Carisma que los identifica.

Sintéticamente queríamos expresar la importante misión que ha llevado adelante Punto Corazón en nuestra ciudad, en nuestra memoria se presentan todos los nombres de Hermanas; Padres; Misioneros que durante este tiempo la Providencia nos ha bendecido con su presencia en la ciudad de Paraná.