J’ai été témoin du souci constant des responsables de Points-Coeur d’accompagner et de former au mieux les volontaires, avant et après leur mission.

Lire la suite

Points-Coeur : Cette nouvelle expérience m’a permis de réellement choisir le Christ et de Le suivre.

Bonjour,

Je m’appelle A.B.. J’ai 40 ans et je suis orthoptiste de métier .

J’ai connu Points-Coeur en 1998 par l’intermédiaire d’ une amie qui me donna un dépliant sur cette œuvre. Un an plus tard, je me suis engagée pour dix huit mois comme volontaire. Je fus envoyée en Inde. Cette première expérience m’a fait découvrir le visage du Christ à travers la vie d’oraison, la vie communautaire et nos nombreux amis indiens. Ce fut le début d’un chemin qui m’amena à prononcer en 2010 mes engagements définitifs, comme laïque consacrée , au sein de Points-Coeur.

Après ma première expérience en Inde , je suis rentrée en France et j’ai travaillé un peu plus de deux ans dans un cabinet d’ophtalmologie. Pour ce chemin de discernement, je fus envoyée au point-coeur du Bronx, à New-York. J »ai découvert une toute autre réalité que celle que j’avais vécue en Inde. Cette nouvelle expérience m’a permis de réellement choisir le Christ et de Le suivre.

Après 3 ans et demi à New-York, un an d’ étude et de vie plus contemplative en France, et 7 ans ,de nouveau, en Inde ; me voici au Costa Rica. Quel changement ! Quelle richesse de pouvoir découvrir une nouvelle culture, une autre manière de vivre sa foi !

Nous sommes arrivées au Costa Rica ,il y a seulement 4 mois et les personnes nous ont accueillies avec beaucoup de simplicité et d’ ouverture de cœur! La maison dans laquelle nous nous sommes installées n’avait qu’un toit et des quatre murs… En un mois, le point-coeur fut rapidement aménagé grâce à la générosité des paroissiens. Maintenant, les enfants viennent facilement nous saluer, lors de la sortie des classes, avant de rentrer chez eux. Les personnes que nous rencontrons, nous confient leurs joies et leurs difficultés et je suis émerveillée de leur confiance. Il n’est pas rare que certains d’entre eux se joignent à nous, lorsque nous récitons le chapelet chaque après-midi, à 14h30 !

Après plusieurs rencontres avec des mères de famille qui nous confient les souffrances de leurs enfants qui sont tombés dans le cercle infernal de la drogue, nous souhaitons commencer un groupe de prière pour les mères ( mouvement fondée par Veronica Williams).

L’ Eglise est constituée de tant de charismes que c’est une joie de pouvoir vivre de chacun d’entre eux !

Los chicos de Puntos Corazon llegan a los marginados,a los niños, a los ancianos y carentes, para hacerlos sentir parte de una comunidad que no los abandona,que Dios existe y los ama…

Mi nombre es J.P.H., soy argentino y tengo 16 años. Tuve la suerte de poder ver trabajar a las hermanas, dedicando su vida a Dios. Pude ver el trabajo que hacen en Buenos Aires, donde vivo. Tambien tuve la suerte de estar con ellas en Brooklyn, Nueva York, donde son una gran influencia para la iglesia catolica.

Que bueno es testimoniar sobre la buena obra de las hermanas servidoras de la presencia de Dios.

Siempre ayudadas por la providencia llegan a los marginados,a los niños, a los ancianos y carentes, para hacerlos sentir parte de una comunidad que no los abandona,que Dios existe y los ama, que hay alguien presente

Cuanto compromiso, entusiasmo y pasión por la tarea, en cada una de las hermanas.

Fueron elegidas para acompañar la obra de Dios y son sus fieles servidoras!!

Que bendición tanta vocación, me llena de esperanza de un mundo mejor.

P. H.

Estudiante

El contacto con miembros de Puntos Corazon me permitió poder abrir la cabeza a otras realidades de nuestra Iglesia y de nuestra gente

Puntos Corazón lo conocí por medio de una ex alumna que en su discernimiento acerca de cómo vivir más a fondo el servicio y la vocación misionera, que en el Grupo Misionero de Jesús había descubierto en tierras Jujeñas y junto a Jesús Eucaristía había confirmado.

Acompañarla en ese tiempo me llevó a conocer más a fondo acerca de la misión, la vida y la espiritualidad que se vivía en cada punto. Los encuentros con jóvenes que habían hecho su experiencia en países de Latinoamérica y en África conmovió a muchos otros… los entusiasmó. También a mí. Soñé con pedir permiso a fin de ir de misión y vivir en un punto… soñé con ir a otros países. Como religiosa, una y otra vez me pregunté cómo vivir la compasión, y la obediencia en el lugar donde Dios me había llamado y enviaba con este profundo deseo del ad gentes.

Mientras pensaba y discernía esto, vi que en el Colegio de la Congregación había niños y jóvenes que estaban sufriendo mucho. Que tal vez por tener dinero y todo lo que se les ocurría, creían no necesitar de Dios, pero que en realidad la falta de sentido y de un proyecto de vida los estaba marcando; los estaba hiriendo. Comprendí interiormente que el carisma de mi Congregación también nos llevaba a una compasión radical, a un encuentro con el “otro”, a permanecer en esos lugares de donde muchos quieren huir, porque es difícil soportar el dolor del otro y la propia impotencia.

Lire la suite

Este tiempo de misión con Puntos Corazon fue para mí lo que permitió una madurez y un crecimiento espiritual y también en niveles prácticos.

A quien corresponda:

Primero, me quiero presentar, mi nombre es P.P.T., soy de Córdoba Capital, Argentina. Soy Contadora Pública, tengo 32 años y hace aproximadamente un mes que regresé de Brasil- Salvador de Bahía.

Viví en la Fazenda do Natal, en la casa nos encontrábamos voluntarios, laicos consagrados y personas que acogíamos para vivir junto a nosotros. Con ellos compartíamos la vida y las tareas de cada día.

A los niños los llevamos a la escuela, o al médico, los curábamos cuando estaban heridos y por supuesto dedicábamos el tiempo para escucharlos, jugar y amarlos.

Este tiempo de misión fue para mí lo que permitió una madurez y un crecimiento espiritual y también en niveles prácticos. Madurez espiritual, ya que mi oración fue mucho más fluida y profunda, permitió momentos de lectura, cosa que antes me costaba mucho. Encontré un gusto especial por la lectura, especialmente de la vida de los Santos y de los Documentos y Encíclicas de la Iglesia.

La misa diaria y la adoración Eucarística han sido el gran sostén para la misión y para poder entregar a los pies de Jesús los dolores y cruces de mis amigos los más pequeños.

Y madurez a niveles prácticos ya que al compartir mi vida con mamás maestras, me enseñaron la bendición de la crianza de cada uno de los hijos y lo que despertó en mí el gran deseo de formar mi familia, entregándome cada día como ellas lo hacían por cada hijo.

Hoy que ya volví a Argentina Córdoba tengo dos cosas en claro, que quiero seguir viviendo la misión en mi lugar a donde me encuentre y con las personas que me cruzo, transmitiendo el carisma de consolación y compasión, manteniendo en lo posible la misa entre la semana cuando esté a mi alcance y la adoración Eucarística.

Desde ya muchas gracias por leer esta carta.

Que Dios y la Virgen lo acompañen